Proyecto Escuela 2018

Proyecto Escuela 2018 "Mejorando las formas de expresarnos, especialmente por escrito"

domingo, 27 de junio de 2010

Homenaje a nuestro patrono: Leopoldo Marechal.



Leopoldo Marechal, es uno de los escritores argentinos, que si bien es difícil de leer, resulta ineludible al momento de definir los nombres propios que forman nuestra tradición literaria.
Nacido en 1900, fue contemporáneo de otros escritores famosos como Jorge Luis Borges, con el que formó en los años 1920-1930 el grupo de vanguardia Martín Fierro, que tuvo mucha influencia en toda la literatura del siglo XX del país.
Leopoldo Marechal fue un hombre de nuestra ciudad: nació en Almagro, lo bautizaron en Balvanera, cursó sus estudios en el colegio Mariano Acosta, fue docente en la escuela Juan B. Peña, vecina a la nuestra, en las calles Trelles y Franklin, fue bibliotecario en la Biblioteca Popular Alberdi, en Villa Crespo, se casó en la Basílica Nuestra Sra. De los Buenos Aires, en Gaona y Espinosa. Toda esta geografía, estos espacios abiertos, las calles en transformación al ritmo del crecimiento de la población y sus actrividades urbanas, los tranvías, las características de la vida cotidiana en la ciudad, están presentes en toda su obra.
Marechal fue un criollo católico que reivindicó lo argentino para los argentinos. Se preguntó sobre las características culturales que tenía y sobre las que debía tener nuestro país, y le cantó con sus letras a los hombres, a los paisajes, a los próceres, a las costumbres, a las virtudes argentinas.
La irrupción del peronismo en la historia argentina, allá por año 1945 le hizo tomar contacto con ese movimiento que lo valora en su dimensión humana e intelectual y lo nombra Director de Cultura, cargo que desempeña hasta que la Revolución Libertadora derroca al gobierno constitucional de Perón en 1955.
Esa extensa e intensa participación política, tuvo para Marechal consecuencias negativas. Pasó a ser ignorado por la crítica literaria especializada, negado por sus propios compañeros de vanguardia, a excepción de Macedonio Fernández, Scalabrini Ortíz, y Oliverio Girondo que se mantuvieron fieles a su lado.
Hoy día, calles centenarias, centros culturales, salas de exposiciones, aulas, escuelas, coros, casas de cultura, bibliotecas, concursos literarios, llevan su nombre y se hace difícil imaginar el estruendoso silencio en el que vivió Marechal durante largos años. Algo más que sólo diferencias estéticas.
Leopoldo Marechal fue Premio Municipal y Premio Nacional en poesía y drama.
De sus coetáneos, sólo Jorge Luis Borges y Roberto Arlt compiten con él en cuanto a difusión y consideración de su obra escrita. Su lugar en el canon es hoy indiscutido.

Cuenta Marechal de su infancia, en su autobiografía:
Aprendí a leer y a escribir en una escuela particular de franceses en la calle Díaz Vélez, pero terminé el ciclo primario en la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta. Fui buen alumno, sobre todo en matemáticas y ciencias naturales, pero mi fuerte era la composición. Recuerdo que una vez, en quinto grado, al leer mi escrito sobre el tema 'Una tormenta', el maestro dejó caer su puño sobre el escritorio y dijo:
¡Este Marechal será un poeta!

jueves, 10 de junio de 2010